Y aquí estamos, a pocos días de que comience ya por fin la primavera y ya han llegado las conversaciones entre amigos y amigas de esos planazos y viajes varios para el buen tiempo. Qué gozada ¿Verdad?

11 de noviembre de 2014:

Fin de semana del 7 al 10 de noviembre de 2014. Primer fin de semana de buceo de nuestras vidas… ¡Y los qué quedan! Hemos reído sin parar, fuera del agua y bajo el agua, con todas sus consecuencias. Hecho las posturas de la medusa, el pulpo y la cabra mojada por llamarlas de alguna manera. Una flotabilidad neutra con mucho estilo. Dejado las vergüenzas a un lado y escupido con mucho glamour. Hemos alucinado estando a 16 metros bajo el agua. 16 metros… Una masa de agua sobre nosotras de proporciones inmensas que te deja sin palabras. Nadado con peces de colores, muchos colores, estrellas de mar y tantísimas especies más, que no imaginábamos. No veíamos un documental de la 2, lo estábamos viviendo…

dibujines Oh! Lady Lindy buceando

Soñando con como sería eso de bucear

Este año pasado, en noviembre, apurando la vuelta del verano al máximo (y tan al máximo) y resistiéndonos a la entrada del otoño, las tres amigas de aventuras locas nos fuimos a Águilas, Murcia a sacarnos el título de buceo, PADI. El centro de buceo que escogimos fue Zoea y la verdad es que fue todo un acierto.

Yo nunca lo había probado, ni bautismos ni nada, cero. Pero si que era algo que tenía en mente desde hace tiempo y cuando Loreto lo propuso, no lo dudamos ni medio instante. De los viajes – aventuras – planazos – todo, más divertidos que he hecho en mucho tiempo ¡Me encantó!

Nosotras decidimos aprovechar el puente de noviembre para bajar a Murcia con calma y disfrutar de la experiencia al máximo. Puedes sacarte el título en un fin de semana, pero pensamos que acabaríamos agotadas y no lo disfrutaríamos igual. Yo, aún así, volví hecha una rosquillita durmiendo en el asiento de atrás del coche, mientras escuchaba a Fátima y a Loreto comentar las mil anécdotas, las risas, y soñando con mil planes nuevos que surgieron a raíz de esta aventura.

Antes de bajar a Murcia, organización y preparación:

Imprescindible sacarse el certificado médico. Aquí os dejo el contacto de Zoea Madrid para sacarse el certificado. Pasan consulta los lunes por la tarde pero como cada uno tenemos nuestra vida de locos particular, con preguntar a Mr. Google “certificados médicos de buceo” encontrareis un montón de posibilidades para dar con la que mejor se adapte a vuestros horarios.

Por otro lado, antes de bajar a Murcia, también nos facilitaron el libro para la parte teórica del examen. El “librito” en mi opinión, sirve para dos cosas: para aprender y para asustar… “Mis pulmones explotarán como globos” “con lo doña despistes que soy yo, me quedo sin aire fijo …” ” ¿A qué me pierdo en el mar?” La verdad es que nosotras al principio pensamos que sería una tontería y que en dos minutos lo tenías leído, pero no. Lo bueno es que estando ya allí, nuestro profe (instructor para ser más correctos) Alex, nos fue explicando todo capitulo por capitulo de manera clara, sencilla y no tan alarmante. Bien por Alex.

Llegó por fin el deseado puente:

Otra de las cosas buenas que tiene Zoea es que literalmente a 2 minutos andando del centro de buceo que se encuentra en el mismo puerto deportivo, tienes el hotel de 4* Juan Montiel que está muy bien. Muy cómodo y muy apto para el remoloneo en la cama. La verdad, es que no podíamos pedir más.

Así que nada, tras amanecer el primer día, ahí nos fuimos a por nuestra primera toma de contacto con el equipo de buceo e inmersión en piscina ¡Qué risas! fuera y dentro del agua… entre las pintas, las caras de todo tipo menos de guapas, la torpeza, la no torpeza… Me repito, pero lo pasamos tan bien que aquí estoy como una boba con una sonrisa de oreja a oreja mientras recuerdo y escribo.

Una vez te han enseñado a ponerte todo el equipo, cuando te metes en el agua por primera vez para ir aprendiendo los diferentes ejercicios, es impactante. Esa primera respiración bajo el agua es inolvidable… Es una sensación muy extraña pero a la que te acostumbras ¡Estas respirando bajo el agua!

A lo largo de los tres días, fuimos alternando clases teóricas con inmersiones en mar hasta completar los diferentes ejercicios que se requiere aprender hacer y el examen teórico.

En las clases previas al examen como ya os comentaba, fuimos repasando todos los capítulos del libro y completando una serie de test que hay al final de cada uno de ellos, los cuales, te servirán para aprender y poder demostrar que realmente has hecho el curso entero y has estudiado.

Respecto a las inmersiones en mar, pues madre mía. Al principio cuesta y da respeto, respeto por tus oídos, compensar correctamente… Pero vas bajando… 8, 10, 14, 18 metros… Y una vez consigues llegar al fondo y ves que no pasa nada, que todo está bien, te relajas y observas… No hay palabras. Ver toda esa masa de agua sobre ti y tú estar ahí, tranquilamente, respirando. Ver toda esa belleza. Eres un pequeño cotilla que se ha colado en otro mundo, el mundo de los peces. Espectacular.

Los ejercicios bajo el agua por lo general son sencillos, a excepción de uno que a mi, personalmente, me costó bastante por no decir, mucho. Consiste en quitarte la máscara, ponértela otra vez y vaciarla, todo esto bajo el agua. Agobia bastante y en mi caso tragué agua unas cuantas veces antes de conseguirlo. Es de cabeza, pues respirar sigues respirando pero de manera diferente a la que estas acostumbrado. Así que a practicar en la bañera.

Para ir terminando, una idea: Aprendimos muchísimo sobre el buceo en general y no nos cortamos ni un pelo a la hora de hacer preguntas. No hay que quedarse con ninguna duda. Y entre todas ellas, algunas normales y otras no tanto; algunas escatológicas y otras menos (la imaginación de cada uno que vuele) Nos quedó claro que si se puede bucear con tiburones, que hay muchos mitos, que si estás tranquilo y relajado, si cumples “las normas” y los respetas, no tiene por que pasar nada. Ahora veo videos como este y se me ponen los pelos de punta, pero al mismo tiempo… ¿Os imagináis? ¿Lo habéis hecho?

Ahora ya, con la entrada del buen tiempo estamos planeando nuevos viajes para bucear y seguir practicando y disfrutando. Qué ganas de seguir buceando por todo el mundo.

En esa primera ilustración previa a esta aventura en la que soñaba con como sería bucear, faltaba Alex. Gracias por todo. Fue una experiencia inolvidable y os animo a todos a probarla.

dibujines Oh! Lady Lindy buceando con Alex

Faltaba Alex.

Besazos,

Cayetana.

P.D: perdón por la falta de fotos pero aún no había GoPro en nuestras manos ¡Para la próxima ya si!