Aire

¡Y seguimos volando! Esta fue la primera de todas las experiencias rarunas que he vivido por los aires. Una experiencia que descubrí de la noche a la mañana y que, en absoluto, se encontraba en mi lista de sueños que cumplir. Volar en Autogiro.

Aterrizando Autogiro

Vuelo en Autogiro o como yo lo llamo cariñosamente “el bicho amarillo”

El Autogiro

Fue inventado por un ingeniero español, Juan de la Cierva. Y fue el precursor del helicóptero.

El Autogiro, se caracteriza por tener un motor en la parte posterior que hace girar una hélice que a su vez impulsa el aire hacia atrás. De este modo, el Autogiro avanza. Aparte, también posee en la parte superior del aparato un “rotor” compuesto por varias “palas” de grandes dimensiones que, a diferencia del helicóptero, giran por el impulso del viento al avanzar. La unión de estos dos componentes da lugar a una fuerza ascendente que es lo que nos hace posible volar cual pajarillos.

Leer más…

Esta verano pasado, las 3 amigas de aventuras locas, nos pasamos de nuevo por el aeródromo de Ocaña donde como ya os contaba en el primer post que inauguraba este blog, hace unos años, nos tiramos en paracaídas.

Esta vez, la idea era convertirnos en pájaros por unos minutos. Volar. Ser libres. Probar ese momentazo que vivían Pierce Brosnan y Rene Russo en “El Secreto de Thomas Crown” rumbo a la playa, pero sin el guapo ni la playa y no por eso menos Rene Russas.

Volando

¡Vuela pajarito, vuela!

 Si quieres probar esta experiencia que te cuento a continuación, en este caso, tienes que llamar a SENASA y reservar una de estas dos opciones:

· Vuelo de divulgación en planeador

· Vuelo de divulgación en planeador acrobacia

Leer más…

volamos

¡Hola! Aquí Cayetana al aparato intentando comenzar este blog con este primer post. Y ustedes ¿Qué tal se encuentran? yo impaciente, para que les voy a engañar. Así que ¡Vamos!

¿Por qué comenzar hablando de tirarse en paracaídas? Yo creo que todo comienzo ha de ser especial. Y en mi caso, no se me ocurre mejor ejemplo que éste. Hace unos años me tiré en paracaídas acompañada por dos amigas: Fátima y Loreto. La buena compañía siempre es importante ¡Cómo lo disfrutamos! ¡Qué experiencia! ¡Qué locura! ¡Hay que repetir!

Este sueño no se encontraba entre los primeros de mi lista. Pero si ha sido uno de los que más han significado para mi. Todo tiene un porqué:

Todos tenemos una lista de deseos que queremos ver realizados a lo largo de nuestra vida ¿Verdad? Unos locos y otros no tanto. Unas ideas y unos objetivos. Sí, esa famosísima lista de “cosas que quiero hacer antes de morir”.

Bien, pues mi abuela, mi mejor amiga, mi alma gemela, tenía ese punto: “tirarse en paracaídas” en el número 1 de las locuras. Dejó pasar el tiempo; dejó pasar los momentos y ese sueño, jamás lo llegó a cumplir. Y cuando se despidió de mi y me contó lo muy arrepentida que estaba por ello, me enseñó una lección que jamás olvidaré.

Vive tus sueños, por locos que sean, da igual. Se fiel a ti mismo. Deja a un lado el miedo. Deja las excusas que todos, en más de una ocasión, nos ponemos para no salir de esa zona de confort. Mucho “bla, bla” y poco hacer. Yo, desde luego, si me quedo sin hacer algo en la vida, no será porque no lo haya intentado.

Leer más…