¿Alguna vez os habéis planteado hacer un viaje en solitario?

Dibujin el viaje de tu vida

El viaje de tu vida. Dibujines Oh! Lady Lindy

Esta es la historia real de una joven llamada Robyn Davidson, interpretada en “Tracks” por Mía Wasikowska, que con 27 años, cruzó andando casi 2.000 millas en solitario (3.000 kilometros) del gran desierto australiano hasta llegar al océano Índico, acompañada sólo por su perrita Diggity y 4 maravillosos y salvajes camellos a los que ella misma adiestró: Dookie, Bub, Zeleika, y una cría, Goliat.

En 1975 decidia abandonar su ciudad para emprender este valiente viaje. Ella no concebía el viaje como una aventura en el sentido de probar o conquistar algo. Según sus propias palabras:

Estaba aburrida de la vida de ciudad tan repetitiva y de mis intentos inacabados y desapasionados de conseguir un trabajo o completar mis estudios. Y estaba harta de llevar conmigo esa negatividad auto-complaciente que era uno de los mayores defectos de mi generación, mi sexo y mi clase social. La decisión de actuar fue en si misma el inicio del viaje.”

A lo largo de dos años trabajó duro y aprendió a domar  a los camellos salvajes y a sobrevivir en el desierto hasta que, finalmente, en 1977 comenzó  la aventura que cambiaría su vida.

Consiguió que National Geographic financiara la aventura con la única condición de ser acompañada unos pocos días por Rick Smolan, condición que no le hizo mucha gracia, pero quien con sus hermosas fotografías documentó el viaje y quien a su vez fue el que le había sugerido llevar su historia a la revista.

Tras finalizar el viaje, escribió el texto que acompañaría a las fotografías de Smolan para la publicación. Fue tal el impacto que, posteriormente, decidió escribir el bestseller titulado “Tracks” (Huellas en el desierto) en el que contaba en detalle su excepcional viaje por el desierto australiano, su encuentro con las tribus aborígenes, sus miedos, dificultades, emociones y, en definitiva, todo lo sucedido a lo largo de este.

Robyn ha dedicado 30 años de su vida a estudiar a los pueblos nómadas de todo el planeta. Y 30 años han sido los que han pasado hasta que han llevado a la gran pantalla esta espectacular historia. Una película bella y absolutamente visual. Con una banda sonora preciosa, una fotografía magnífica y unos colores ocres, tostados y rojizos que inundan toda la escena. Ahora, me apetece traerme un camello a casa que duerma a los pies de mi cama o ya que estamos, ir yo al desierto y dormir junto a ellos. La protagonista, lo clava.

En mi opinión, pasa muy por encima por las emociones, las relaciones y la evolución de estas que se van desarrollando a los largo de la historia. Eres un espectador que acompaña a Robyn de lejos. Aún con todo esto, esta película me atrapó y despertó mi curiosidad. Curiosidad por la historia de Robyn, curiosidad por Australia, por el desierto, sus animalillos, y por las aventuras y viajes en solitario.

¿Lo haríais? ¿Viajaríais solos? ¿Lo habéis hecho ya? Casi 9 meses andando en solitario bajo el sol, en el desierto. Solo con tus pensamientos, y con todos los peligros que un viaje como este conlleva. La naturaleza, lejos de todo. Los miedos a los que hay que hacer frente. Valerse por si mismo.

Hace poco varias amigas hablábamos sobre el hecho de hacer un viaje en solitario, de la valentía que ya de por si esto supone. Son unos cuantos amigos y primos los que tengo que han realizado viajes en solitario a lo largo y ancho de este mundo y siempre han tenido mi admiración. Y con una historia como esta ya… Creo que sobran las palabras.

La idea es tentadora aunque creo que se necesita mucho valor. Imagino que hoy en día son muchas las personas que pueden sentirse identificadas con la hartura de Davidson, y oye, quien no alguna vez, estando o no estando hasta el mismisimo moño de todo, no ha soñado con irse a una “isla desierta” así que ¿Por qué no?

Sea esta aventura u otra; sea cual sea el motivo, lo que si tengo claro, es que para hacer de tu vida una aventura se necesita: valor y esfuerzo.

Así que nada, si esta Semana Santa os apetece una tarde tranquilita de peli y manta, os la recomiendo, a ver que os parece.

Un abrazo fuerte,

Caye.