Estas pasadas Navidades decidimos intentar cumplir un sueño nada sencillo: ver la aurora boreal. Un sueño tan complicado que ni siquiera logramos cumplirlo, pero a cambio, nos llevamos con nosotras un viajazo plagado de recuerdos qué jamás olvidaremos. Papá Noel. Nieve, muchísima. Trineos y renos. Más trineos y Huskies. Y mucho más. Hasta la fecha, el viaje más bonito que he hecho nunca.

Laponia

Lo voy a contar en tres capítulos pues fue muy intenso y lleno de muchos detalles. Así que venga ¡Allá vamos!

Capítulo 1.

Nuestro destino elegido para intentar ver la aurora boreal fue la Laponia finlandesa, en concreto el famoso pueblo donde tiene su casa Papá Noel, Rovaniemi, en el Círculo Polar Ártico.

Leer más…